Cinco reflexiones sobre la pitada al himno en la final de Copa

Hay que vender periódicos y hay que hacer audiencia. A cuenta de la final de Copa del Rey, una vez más los medios se han volcado en la cobertura informativa... pero no deportiva; sino en relación a la pitada al himno.

Los informativos, a su aire.

A continuación hago cinco reflexiones en relación a la pitada del himno español, con toda la distancia que he podido. Porque nos toman por gilipollas y lo peor es que a menudo caemos sin darnos cuenta.

EL FÚTBOL Y TODO EL DEPORTE, ESTÁ POLITIZADO

Estoy harto de oír que no hay que politizar el deporte. Pero es que el deporte es política desde mucho antes de que cualquiera de nosotros hubiese nacido. El deporte es política en el mismo momento que hay selecciones nacionales que compiten entre sí. Esto lo saben bien en Estados Unidos, Rusia o China, que se gastan todo lo que pueden en conseguir medallas olímpicas.

El símbolo de la victoria... ah no... espera...

La Copa del Rey es política porque no se llama Copa de Fútbol, Copa de la Liga o Torneo de Eliminación. Se llama Copa del Rey como antes se llamó del Generalísimo o de la República. La Copa del Rey, efectivamente es política porque suena el himno nacional antes del partido: un himno que representa al Estado (que no a la Nación) y al Jefe de Estado... y por extensión a todos sus muchos privilegios y pocas obligaciones.

Si no hay que politizar, que las tertulias de fútbol hablen de la final soñada entre los dos equipos más laureados, no de que se pite o no el himno. Que no vaya el Presidente en avión oficial a una final de Champions League. Si no se quiere hacer política, que no la haga nadie, empezando por la Federación.

PITAR, SILBAR Y APLAUDIR ES LIBERTAD DE EXPRESIÓN

Y por tanto, seña indispensable para una democracia sana; algo que todos deberíamos defender. Si se puede aplaudir el himno, se puede pitar; porque es exactamente lo mismo: manifestar una opinión, de rechazo o aprecio, pero manifestar una opinión.

Derecho Humano fundamental: expresar opinión sin violencia.

El problema es algo más profundo ya que en una protesta lo normal es incomodar. Si durante el himno la gente da la espalda al campo, por ejemplo; no hay repercusión de la protesta. Pero la clave es el fondo de la protesta, que es pacífica y democrática.

Silbar o pitar es una manifestación pacífica de una postura. Esto no implica que no sea una falta de respeto, que lo es. Pero claro, la gente que pita no siente respeto por ese símbolo; un símbolo impuesto. El que mucha gente no reconoce. El que mucha gente considera heredado de la oscuridad franquista. El que una minoría no respeta lo más mínimo por lo que representa.  El que futbolistas reconocidos veneran mientras tributan en otro país de forma muy patriota.

LA FALTA DE RESPETO ES DEPORTE NACIONAL

Faltar al respeto de este modo por parte de algunos asistentes al partido, es algo muy español. Ni sé las veces que he visto hacerlo... por ejemplo hace no tanto cuando sonaba La Marsellesa en el Vicente Calderón.

El más facha debería estar orgulloso de ver a un nacionalista vasco o catalán haciendo gala pública de tal españolidad. Porque el prototipo de español, el gen de la marca España, es irrespetuoso... los clichés no surgen porque sí.

Pero cada cual que aguante su vela. Si pitas el himno francés no te enfades cuando pitan el español. Y si pitas el español atente a las consecuencias en un país tan paleto. Me gustaría pensar que quienes pitaron el sábado, aceptarían que se pitase el himno que consideran como propio. O su bandera. O su equipo de fútbol. O su cantante preferido tras un concierto.

Al hilo de las faltas de respeto... entre la ignorancia y el retraso mental... ¡lo bien que nos lo estamos pasando!

Aquí no se libra nadie: una vez más un diario considerado "referencia" y "serio", haciendo el ridículo.

AUNQUE NO LES GUSTE, PUEDEN (Y DEBEN) JUGAR

Vayamos por partes. Que la afición del Athletic pite el himno no implica que el Athletic Club de Bilbao tenga algo que ver con eso. Ni siquiera deberíamos meter en el mismo saco a toda la afición vizcaína, porque no todos pitaron el himno. Por tanto, las sanciones que se quieran proponer tendrán que estar destinadas a individuos, no a equipos, peñas o cualquier otro colectivo.

Sorry. Tenía que meter a Espe en algún sitio: en cuestión de ridículos es gurú internacional.

Por otro lado, la gente no ha ido al partido a oír el himno. Es algo que les han impuesto; la gente ha ido a ver el fútbol. Un partido de Copa; es decir un partido que en sí mismo no tiene nada que ver con el Rey, ni con el Estado... y mucho menos con la Nación.

¿La Liga BBVA es del banco bilbaíno? Un jugador con la cartilla en el Santander, ¿no debería jugar la Liga? Si yo soy fan de la BBK... ¿debería boicotear la Liga BBVA y la Liga Adelante?

UNA VEZ MÁS, EL ÁRBOL NO DEJA VER EL BOSQUE

Somos más tontos que las piedras. Con esta tontería no se ha hablado casi de fútbol. Menos mal que Messi marcó un golazo, que 70.000 aficionados rojiblancos viajaron a Barcelona y que todo Bizkaia estuvo engalanada para la ocasión.


Pero lo peor es que con esta tontería se nos indigna la fauna nacional. Cuando no dicen ni mu por la Ley Mordaza, por el pucherazo en algunos municipios durante las elecciones, por el paro, por...

Cuando lo importante no lo es tanto...

Y así nos luce el pelo. Tenemos basura para tragar durante unos días mientras nos la meten doblada y no se habla de lo que importa. O del reciente varapalo electoral...

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¿Qué te ha parecido?